La riqueza de la sexualidad

Riqueza de la sexualidadEn las ciencias exactas, como las Matemáticas, dos más dos siempre son y serán cuatro y si no decimos el resultado correcto, nos hemos equivocado. En esta ciencia sí que podemos hablar de error, fallo, equivocación, inexactitud… En definitiva, haciendo las operaciones matemáticas que tengamos que hacer, la respuesta siempre va a ser exacta e inflexible.

 
No todas las ciencias son exactas. Las Sociales y Humanas están en constante cambio y movimiento. Esto significa que las personas no somos objetos inanimados. Estamos constantemente sintiendo, pensando, actuando y eso da lugar a nuestra interacción con los demás. Generando una gran diversidad de vínculos, así como, de situaciones para las cuales necesitamos tomar distintas decisiones. Y es ahí, donde radica la riqueza de la sexualidad: NUESTRA CAPACIDAD DE ELECCIÓN.

 
A muchas personas les cuesta entender la flexibilidad que implica la naturaleza de ser persona para podernos entender y respetar. Una educación rígida, estricta y conservadora, basada en una estrecha visión de la diversidad de las personas en tanto a lo que somos, sentirnos, pensamos y hacemos, sólo nos lleva a una camino: el desencuentro. Dando lugar a los conflictos, la humillación, la falta de respeto…. En definitiva, a la ignorancia de lo que supone ser persona.

 
Todo esto unido a la necesidad de control social, nos lleva a la equivocación. ConocemosLove por ejemplo, el económico, político, judicial… Que podemos decir que es necesario (siempre y cuando sea justo y transparente), pero en ese empeño de querer controlarlo todo, caemos en el error de querer “manipular” los SENTIMIENTOS y eso es una de las pocas cosas que no se puede controlar. Por tanto, estamos ante una ansia de control, que en vez de estructurar y construir, adoctrina y destruye: sentimientos, relaciones, vidas…

 

¿Por qué existen si no, términos como el de hombre/mujer o el de heterosexual/ homosexual/ bisexual?

Todos entendemos que son imprescindibles las palabras y los términos para podernos expresar y entender las personas. Digamos que son los códigos de nuestra comunicación. Si bien, eso no quita, que hagamos de ellas una estigmatización en base a nuestros prejuicios, principios, valores, religión, educación…

Lo malo en sí, no es que existan los términos para definir a alguien. Lo que es un peligro es que el concepto nos lleve a un “etiquetaje” donde “encasillemos” a las personas en base a ese término.

Podemos caer en el error de etiquetar a la persona en base al sexo que la naturaleza le ha dado. Si tiene genitales masculinos, decir que es un hombre y si tiene genitales femeninos decir que es una mujer.

También podemos fallar cuando opinamos que un hombre o una mujer “debe” adquirir actitudes y comportamientos característicos en base a su sexo (rol masculino o femenino). Y decidimos así, cómo “debe” expresarse, actuar, vestir, peinar…

Si todo esto fuera poco, no sólo nos podemos equivocar a la hora de definir su identidad sexual como hombre o mujer, o a la hora de elegir el rol que “debe” adoptar en base a lo que vemos (sus características físicas), sino que todavía podemos ser más nefastos si nos dejamos llevar por la ignorancia de que el término tiene una implicación directa con los sentimientos de la persona. Y es ahí, cuando cometemos el error de ser osados a la hora de permitirnos elegir nosotros, su sexualidad. Su deseo.

Hombre y mujer¿Quién somos nosotros para saber, hacia dónde se dirige su deseo?, ¿qué persona le gusta?. ¿Dónde está escrito que por ser hombre le deban atraer las mujeres y por ser mujer, los hombres?. Bueno, a decir verdad, no está escrito con palabras en ninguna parte, pero sí está en nuestra cabeza como un mensaje erróneo que nos ha venido atormentando y mareando con el único fin de no respetar a los demás.

Les invito a que dejen de querer descifrar a los demás en base a “códigos” que no se rigen por las leyes de las matemáticas y que “entrenen” la capacidad de entender la vida desde una perspectiva flexible, donde se da cabida a la riqueza de posibilidades de ser, sentir y expresar de todas las personas. De este modo dejaremos de equivocarnos y generar discusiones y conflictos para dar paso a la armonía, el bienestar, el respeto.

No obstante, ese tiempo que dedicábamos pensando en los demás, podemos dedicarlo a nosotros, buscando en nuestro interior quién somos, cómo y con quien nos relacionamos, para poder cambiar aquello que no esté acorde con nuestros deseos y sentimientos, con la única finalidad de ser un poquito más felices. Dejando que cada uno haga uso de su capacidad de elección, siendo dueño de sus deseos, de su felicidad, de su vida….

 
Cristina Valiente Catalán
(Terapeuta Sexual-AFOSEX)

 
Asesoría de Afectividad y Sexualidad “Infosex Joven”

Dirigida a jóvenes entre 18 y 35 años. Gratuita y anónima. Pide cita previa!

Horario:
Lunes de 16 – 22 h. y los Viernes de 11 -14 h y de 16 -19 h.

Concejalía de JuventudAyuntamiento de Alicante
Centro 14
C/ Labradores, 14
03002 Alicante
965 14 96 66
centro14@alicante.es
www.centro14.com

 

Síguenos en Facebook, Twitter, Tuenti, Google+, Youtube e Instagram.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s