Eclipse sentimental… bajo un mundo material

514465_11017803Hablar de materialismo en los tiempos que corren, puede parecer un poco absurdo, si no tenemos en cuenta la peculiaridad de que el materialismo no queda limitado única ni exclusivamente al factor económico. No es preciso ostentar lujosos patrimonios ni elevados sueldos, para caer abstraído en el “mundo material”. Parte de responsabilidad de que esto suceda, recae en EL CONDICIONAMIENTO SOCIAL.

En muchas ocasiones, a la hora de tomar decisiones, ya tenemos clara la respuesta; el color de pantalón que está de moda, el corte de pelo que se lleva, la marca de reloj que más se anuncia, el perfume que marca tendencia, el CD que más suena… Y… miles y miles de decisiones más que tomamos al día, ya están pre-determinadas a la hora de nuestra elección “personal”. Como si desde pequeños codificasen nuestro cerebro, para hacernos marionetas de un “mundo material” dirigido como siempre, por los que ostentan el “poder”; políticos, bancos, grandes empresarios… Para que repitamos en gran “masa social” lo que les interesa que consumamos. Dejando así, desquebrajados, o en el menor de los casos, heridos a los más humildes e inocentes “dueños” de nuestra ESENCIA EMOCIONAL, los VALORES. Como si el “mundo material”, se apoderara de la esencia de la humanidad, del “mundo sentimental”. ¡Es por eso, que me encantan los anuncios de IKEA!

Los valores particulares que cada uno de nosotros desarrollamos fruto de factores biológicos, educacionales, sociales, culturales, religiosos…, marcarán más o menos tiempo nuestra personalidad, dependiendo del grado de fortaleza o debilidad que cada uno tengamos a la hora de cuidarlos y conservarlos. De este modo quedaremos en mayor o en menor medida expuestos al “mundo material” del “consumidor”, condicionados por esa escala de valores que el “poder social” determina.

Hasta en las decisiones más importantes, aquellas que implican emociones, afectos, SENTIMIENTOS…. Como la emancipación, la convivencia, la paternidad…. Nos sentimos eclipsados bajo ese “mandato social”. Que si la elección del piso donde vamos a vivir, dónde vamos a celebrar el banquete de boda, qué ponemos de menú, qué vestido nos vamos a comprar, cuántas cosas le vamos a comprar a nuestros hijos y de qué marca, etc… Todo pensado para “dar la talla” en la ocasión.

No obstante, tan acostumbrados estamos a ser condicionados, que cuando decidimosMarionetas_ www.sxc.hu optar por la “libertad” o “revolución” y dejamos caer la responsabilidad de decisión en nuestras manos, sentimos pánico. De ahí que muchas veces optemos por seguir “al rebaño social”, podamos o no. Aunque nos tengamos que “empeñar” sacando créditos o hipotecas que no caemos en la cuenta que la forma en que las vamos a poder pagar, es en muchas ocasiones “empeñando” nuestro “mundo sentimental”; nuestro tiempo familiar, nuestro espacio de relajación, comunicación, emoción y juego… Afectando todo ello a nuestro humor y a nuestro estado anímico, rebotando en nuestra forma de relacionarnos con los demás.

También hay ocasiones en que aún habiendo desbancado al miedo y optado por llenar cada vez más nuestro “mundo sentimental”, el “mundo material” se hace hueco como síntoma de nuestros problemas. La inexperiencia, la complejidad que implica la interacción personal, así como las responsabilidades y las cargas emocionales, hacen que el camino se complique, generando en ocasiones un verdadero desajuste emocional, estructural y familiar, apoderándose en nosotros el sentimiento de culpabilidad, derrota, impotencia y FRUSTRACIÓN.

Es el momento de dejar de mirar para otro lado y aprender a reconducir la vida desde otra perspectiva, porque sino, caemos “presos” de nuestra SOLEDAD. A pesar de estar rodeados de nuestros seres queridos, no estamos acompañados, porque no nos dejamos acompañar y lo qué es peor, dejamos solos e indefensos con toda la “carga” del conflicto a sus espaldas, a los que más queremos y a los que más nos quieren.

Es ahí, donde al comenzar a sentir debilidad corremos el riesgo de dar cabida de forma desmedida al “mundo material”. No vamos a mejorar por comprar en cantidad cosas innecesarias, vivir para trabajar, comer ó cuidarnos de forma compulsiva, ni limpiar de forma obsesiva buscando la perfección y el más estricto control… Controlar en exceso lo “material”, sólo es signo de que algo funciona mal.

La frustración hace acto de presencia en comportamientos “enfermizos” rozando a veces, si no tocando, la patología, como consecuencia de no haber sabido canalizar y buscar la solución al conflicto.

Muy probablemente, tengamos que replantearnos las “soluciones” que estamos adoptando. Tal vez sólo nos sirvan como vías de escape a los conflictos que no sabemos resolver o no queremos ver a pesar de soportar el peso de sus consecuencias.

PlacerLa solución radica en mirar a nuestro alrededor, viendo, aceptando y VALORANDO lo que nos gusta y desechando y CAMBIANDO lo que nos disgusta. Sólo así podremos ver qué es lo que está fallando. Debemos conversar, con actitud receptiva, escucha activa y negociar par llegar a acuerdos, evitando así conflictos. Si la decisión es tomada con coherencia entre lo que somos capaces de abarcar, sentimos, pensamos y actuamos, seguramente, encontremos armonía. Si tomamos el camino “marcado”, el más fácil o evasivo, sólo damos vueltas en callejones sin salida. No sanamos las heridas, sólo ponemos tiritas. Por eso, es tan importante pararnos a pensar si realmente el problema lo estamos solucionando o sólo lo estamos tapando y en el peor de los casos agravando.

Seamos dueños cada uno de nosotros de ese trocito de privacidad: nuestra ESENCIA EMOCIONAL para que nadie ni nada la pueda eclipsar. Busquemos las “señales” que nos llevan al camino del “mundo sentimental”. A veces el camino “más señalado” no tiene por qué ser el más sano. Escuchemos más a nuestro corazón para que su latido pueda hacer un ECLIPSE MATERIAL… BAJO UN MUNDO EMOCIONAL.

Cristina Valiente Catalán
(Terapeuta Sexual-AFOSEX)
Asesoría de Afectividad y Sexualidad “Infosex Joven”

Dirigida a jóvenes entre 18 y 35 años. Gratuita y anónima. Pide cita previa!

 

Concejalía de JuventudAyuntamiento de Alicante
Centro 14
C/ Labradores, 14
03002 Alicante
965 14 96 66
centro14@alicante.es
http://www.centro14.com

 

Síguenos en Facebook, Twitter, Tuenti, Google+, Youtube e Instagram.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s